Jacob tenía dudas sobre su fe y no estaba listo para hablar de ello con otros. Pero al convertirse en parte de una comunidad cristiana solidaria con otros jóvenes en un campamento de Scripture Union con UB New South Wales en Australia, encontró una nueva identidad y confianza que cambió su vida.