Después de sufrir una ansiedad severa, Katie solo había asistido a la iglesia porque tenía que hacerlo; después de una experiencia de Dios en un campamento de la Unión Bíblica, encontró su vida transformada y descubrió una nueva confianza y satisfacción que nunca antes había tenido.